NOTAS DE UN VIAJERO FELIZ

Santo Tomé y Príncipe: un cuaderno de viaje

Por Pilar Molina | 2-9 de abril de 2022

Pilar, sonriendoUn concepto de viaje diferente

Maria’s Travel, que explora la naturaleza, la historia, la comida y la cultura, es un concepto de viaje diferente en el que te sumerges en una experiencia global que incluye:

  • Respeto por el medio ambiente, la flora y la fauna
  • Historia, para ayudarnos a saber dónde estamos y la evolución del país.
  • alimentos locales
  • Tradiciones, folclore, artesanía, etc.
  • Interacción con la gente local. Sin duda, la experiencia más importante a la hora de viajar.

¿Por qué Santo Tomé como mi destino?

Sólo por curiosidad. La curiosidad nos hace avanzar y descubrir la vida misma. Santo Tomé y Príncipe es el segundo país más pequeño de África. Es una isla volcánica ubicada en el Golfo de Guiné, cerca del ecuador terrestre. El país está compuesto por dos islas principales, Santo Tomé (50 km x 32 km) y Príncipe (16 km x 6 km).

También hay algunos islotes agradables como Ilhéu das Rolas, Ilhéu das Cabras, Ilhéu Bombom, Ilhéu Caroco, Big Tinhosa y Small Tinhosa. Entre estos islotes, la emoción y la energía de los 0° de latitud en el ecuador se vuelven bastante reales cuando se puede pisar los hemisferios norte y sur al mismo tiempo en Ilhéu das Rolas. Este territorio perteneció a Portugal hasta el 12 de julio de 1975 cuando se independizó.

Día Uno | Bienvenidos

A este país se puede llegar directamente desde Lisboa, Portugal, tras un vuelo de seis horas y 4.676 km. El vuelo ofrece una vista aérea de Portugal y España (Extremadura, Andalucía y Pico Mulhacén cuya altitud es de 3.479 metros sobre el nivel del mar), el Mar Mediterráneo, Argelia, Níger, Nigeria y el Golfo de Guinea. Al acercarse a São Tomé, puede disfrutar de la vista de una isla muy verde rodeada por un océano “multiazul” que acaricia la costa.

El Aeropuerto Internacional de Sâo Tomé es pequeño. Después de aterrizar, bajamos las escaleras hasta la terminal ya que no hay puentes de acceso. Inmediatamente sentimos el típico clima tropical cálido y húmedo en la cara. Debido a los procedimientos anti-Covid-19, los pasajeros fueron recibidos en una carpa donde se revisan todos los documentos. No te apures; Este es un punto importante, porque aquí comienzas tus vacaciones en la isla.

Nos recibió nuestro guía turístico local, quien nos llevó al Hotel Avenida en Sâo Tomé, la ciudad capital, donde pasamos nuestra primera noche. La puesta de sol es a las 17:30; podemos disfrutar de la luz del sol durante doce horas.

Nuestro primer contacto con el ritmo de esta latitud fue un relajante baño en la piscina después del check-in del hotel. Más tarde, nos encontramos con un grupo de turistas portugueses y voluntarios de ONG cenando en el restaurante Papa Figo. Degustamos Calulu, un tipo de guiso, popular en eventos y celebraciones familiares.

Después de la cena queríamos ir a bailar al Casino, pero un evento privado allí nos obligó a elegir un nuevo lugar de baile, Mami. Fue una gran opción, ya que pudimos sentir el ambiente auténtico que crea la música local, y nos sentimos bienvenidos a compartir con ellos y bailar algunas piezas africanas, aunque fuera nuestra primera vez. La gente es muy amable y te ayuda a lograr un desempeño exitoso.

Fuera de estos lugares, grupos de jóvenes se dan cita entre bicicletas, coches y puestos de comida callejera, aportando el color y los sonidos de esta parte de la ciudad.

Hay seis distritos en Santo Tomé y uno en Príncipe, que comprenden las dos provincias del país.

Mapa de las 7 regiones de Santo Tomé.

Día dos | Hoy vamos al norte

Empezamos en la ciudad de São Tomé, en el Distrito de Agua Grande (1). Manejamos hasta Guadalupe, la ciudad principal del distrito de Lobata (5). En nuestro camino descubrimos el pueblo de Santo Amaro y Roça Bela Vista (plantación de plátanos). Las roças son grandes fincas o plantaciones donde, la casa solariega, las casas de los trabajadores, el hospital, la capilla, la escuela y los terrenos están dentro del perímetro, como un pequeño pueblo.

A continuación, pasamos por los pueblos de Micoló y Fernão Dias en la costa. Allí nos detuvimos en el Monumento Mártires da Liberdade, erigido en 2016 en homenaje a las víctimas de la masacre de Batepá. Fue impresionante ver los nombres de tantas personas fallecidas que lucharon por sus derechos de libertad.

Luego dejamos la costa para descubrir Roça Agostinho Neto. Es la finca más grande e importante para el cultivo de cacao en la isla. Aquí teníamos un guía que vivía en este lugar. Nos acompañó a descubrir “el ahora”. A saber cómo era “el antes”, estuvo con nosotros una persona que vivió allí de niño en la época colonial. Esa visita nos dio una visión de cómo vivía la gente antes. Parecía que habíamos entrado en un plató de cine.

Lo primero es la asombrosa magnitud de la Roça. No puedes ver su extensión completa con tus ojos. Hay diferentes edificios, con un tren para llevar productos de un lugar a otro dentro de la Roça.

Entre los locales encontramos el hospital más importante de la isla durante la época colonial, que ahora se encuentra abandonado y en muy mal estado. No muy lejos del hospital, entramos en uno de los pocos edificios coloniales que se conservan bien y todavía están en uso: la capilla, Capela Nossa Senhora do Carmo, con su pila bautismal en el lado izquierdo.

La casa solariega, que no se encuentra en buen estado, es habitada por varias familias locales. Se puede visitar el salón cultural, lugar donde se hacían fiestas y reuniones. Los techos, pisos, muebles y adornos de pared originales, como caparazones de tortuga, son notables.

Como era domingo, había un ambiente muy familiar. Las familias locales estaban juntas almorzando a la sombra de los árboles al lado de la capilla. Nos ofrecieron compartir el momento y las comidas con ellos. Y por supuesto, no podemos olvidar que estuvimos en África, y la música nos rodeaba…. el ritmo es parte de su ADN. ¡Genial!

El edificio donde se contaban los ex trabajadores antes y después de sus turnos, es ahora una especie de centro cultural de talleres, artesanías y punto de encuentro de mujeres.

Una vez que terminamos nuestra visita a Roça Agostinho Neto, nuestro guía nos llevó al pueblo de Guadalupe (7.604 habitantes). Alguien pensó que merecíamos un descanso… y ahí estábamos, en la Lagoa Azul, una pequeña bahía en la parte norte de la isla de São Tomé. Esta playa de fácil acceso, tanto por carretera como por sendero, es un hermoso paisaje con baobabs y mar azul. Hice snorkel junto a las rocas y pude disfrutar de la maravillosa temperatura del agua y de la diferente fauna (peces que nunca antes había visto). Por encima de nuestras cabezas, el faro era visible desde la distancia.

Acerca de los marineros: las embarcaciones tradicionales son canoas de madera, generalmente con dos hombres a bordo y un remo largo. Cuando el casco de madera se vuelve menos hermético, comienza la tarea de achique. Nada detiene a estos profesionales del mar. Rara vez se ven veleros. Vi uno de lejos y no puedo describir claramente las características del casco. El guía nos dijo que las velas estaban hechas de sacos de arroz. Increíble. Entendí que el arte de navegar era exactamente eso: Un Arte con mayúsculas.

Santo Tomé, Roca Agostinho Neto, iglesia en medio de la vegetación verde

La iglesia de Roca Agostinho Neto.

Canoas de pesca en la playa de arena en Lagoa Azul

Canoas de pesca en Lagao Azul

Nuestro siguiente Distrito fue Lembá (4) con su cabecera, Neves.

Paramos en el complejo Mucumbli con su hotel y restaurante ecológico, ubicado en Ponta Figo, Neves. Esta instalación respetuosa con el medio ambiente está construida respetuosamente con piedra y madera. La terraza del restaurante es increíble. Su balcón invita a contemplar la simbiosis del mar y la flora en tonos verdes.

Además, hay una zona de relax con tumbonas y otros lugares para tomar algo y disfrutar de una charla. Buen servicio y muy buena comida. Hay lugares que te gustaría llevar contigo en la maleta, y este es uno de ellos.

Luego visitamos otro ícono de la isla, el Túnel de Santa Catarina, que es el único túnel de la isla. Fue un proyecto de ingeniería muy complejo debido a la orografía del lugar, y la tecnología que se disponía en ese momento. Fue realizado por el ingeniero portugués Galvao en la década de 1960. Hasta entonces no era posible recorrer toda la isla sin viajar en barco para acceder a la otra parte. Gracias a esta obra de ingeniería civil podemos disfrutar de todo el recorrido en coche. Sugiero que cuando estés al lado del túnel, busques la cabeza del cosaco. Las fotos con el túnel son muy bonitas.

Después de una sesión de fotos en todos los lugares que habíamos recorrido, fuimos a descansar al Residêncial Tamarindos en Morro Peixe, Distrito de Lobata (5). Los primeros propietarios de la casa fueron trabajadores de Roça Agostinho Neto. Residêncial Tamarindos es un hotel en el que se destacan los muebles de bambú (camas, repisas) y los pisos de piedra. Es la belleza de la sencillez. Dispone de una amplia terraza rodeada de mosquitera, utilizada como comedor. También hay una maravillosa y espaciosa terraza con dos hamacas de tela que evocan el estilo colonial. Por supuesto, la vista del jardín es para disfrutar. El desayuno es delicioso con una gran variedad de frutas. La amabilidad del personal fue excelente. Todos los pros, con un solo inconveniente, relacionado con la accesibilidad: las escaleras, el suelo empedrado y la dificultad para levantarse de la cama debido a la doble caña de bambú que rodea el colchón.

El Túnel de Santa Catarina junto al mar.

El Túnel de Santa Catarina, fue construido para permitir el acceso en automóvil al resto de la isla.

Hermosa ensenada en Santo Tomé, rodeada de playa blanca y vegetación verde.

Hermosa entrada en Santo Tomé.

Día tres | Hoy vamos al sur

Salimos muy temprano. Salimos del Distrito de Lobata (5), y pasamos por los Distritos de Água Grande (1), Mé-Zóchi (6), Cantagalo (2), para finalmente llegar al Distrito de Cauê (3). Es decir, tenemos que volver a nuestro viaje y volver a pasar por Santo Tomé. Una vez que cruzamos la ciudad, conducimos bordeando la costa hacia el sur. Los primeros kilómetros fueron más rápidos y fáciles. Si bien el trayecto no fue tan largo, su trazado y las condiciones de la vía hicieron lento el recorrido, lo que nos dio tiempo para apreciar los detalles del paisaje, las miradas de las personas que nos encontrábamos y las risas de los niños.

Pasamos por los pueblos de Água Arroz y Bombom y llegamos al Distrito de Cantagalo. Santana es la ciudad más grande del distrito, con 10.290 habitantes. No te pierdas su iglesia junto al mar. Continuamos y pasamos por la Roça Água-Izé, que fue la primera comunidad en introducir el cacao.

Hicimos un breve descanso en el restaurante Barão de Água-Izé, luego continuamos por la carretera, en dirección sur. A partir de ese momento, el camino fue divertido debido a las curvas y luego, el camino se volvió sin pavimentar y lleno de baches. Por eso, el camino hacia el sur es menos transitado.

Condujimos por Praia das Sete Ondas y los pueblos de Ribeira Afonso, Santa Cecilia. Vimos las Ruinas de los secaderos de cacao junto a la carretera, la Praia Micondo y al fondo, la montaña María Fernandes. También pasamos por la finca Agratoldo donde se extrae el aceite de palma y se pueden ver frutos listos para ser procesados. Llegamos al distrito de Cauê donde São João dos Angolares es la ciudad más representativa e importante.

Continuando por la carretera, hay un lugar desde donde se ve muy bien el Pico Cão Grande, un pico representativo de la isla con forma fálica.

Cruzamos el Rio iô Grande, el pueblo de Doña Augusta, entramos en la Ribeira Peixe. Pasamos por Praia Grande, el pueblo de Monte Mario y cruzamos el río Malanza llegando a Vila Malanza. Junto a la carretera vimos el Bar Restaurante N´Guembú (balneario). Aunque no nos detuvimos allí, lo anoté para visitarlo en otro momento.

Llegamos a Praia Cabana. Allí nos bañamos y bebimos agua de coco que nos ofreció un niño de 9 años que manejaba con facilidad un machete grande, y también nos ofreció conchas de la playa. He aprendido que no se deben «tomar» conchas o piedras, del medio natural aunque sea salvaje porque las conchas son necesarias tanto para crear esas playas, como para muchos animales. Estamos del lado del respeto a la naturaleza porque somos parte de ella y nos necesitamos unos a otros. Aquí en Praia Cabana había un restaurante modesto con comida típica y muy rica.

Después del almuerzo, nos sorprendió el ruido de un potente motor en un bote de madera que llegaba a la orilla en nuestra dirección mientras nos entregaba algunos chalecos salvavidas. Una vez a bordo, las olas y el piloto (…navegaba tan rápido sobre las olas…) se convirtieron en los auténticos protagonistas. Ese hombre tenía el control absoluto del área con sus arrecifes, montando olas a gran velocidad. Hizo un viaje muy divertido rumbo a Ilhéu das Rolas. (Honestamente, un islote que ni siquiera sabía que existía hasta entonces). Pero como decía antes, la cosa más simple encierra un tesoro sorprendente. ¿Un tesoro en un islote…? nosotros ya hemos visto la película… ¿tú no?

(Como de costumbre, como en una búsqueda del tesoro, seguimos las instrucciones…) aterrizamos en la playa, atravesamos un pueblo lleno de vida: niños jugando, animales domésticos en las calles, mujeres cargando canastas, hombres jugando a las cartas. Me concentré en buscar las “pistas ocultas”. No encontrados, seguimos subiendo la pendiente, que se hacía cada vez más difícil. En la cima de la colina encontramos felizmente un camino, al final del cual, abriéndose a una explanada, había una especie de gran terraza con vista al océano. Mucha gente jugando al mismo juego, pero no teníamos más pistas, ni siquiera un mapa. ¡Oh, sí, estaba allí! Caminábamos sobre un mapa mosaico muy grande. Ahora sería más fácil.

Decepcionado, porque no encontraba en el mapa la ubicación del tesoro con la típica “x marca”. Un momento después, nos dimos cuenta de que el tesoro ya estaba en medio de esa explanada, debajo de nosotros y no se podía marcar con una sola “x”, sino con una línea: el Hito del Ecuador (latitud 0°).

Mapa del mundo en el suelo con un ecuador que marca 0° de latitud.

Un mapa en el suelo marca el ecuador a 0° de latitud.

Camino con el pico Pico Cao Grande a lo lejos.

Vista del pico Pico Cao Grande.

Fue muy especial/emotivo pisar esa línea que representa el ecuador dividiendo los hemisferios en norte y sur. No puedo explicarlo, simplemente sentí una energía muy fuerte, una vitalidad. Admito que estaba emocionado; era la expresión de la alegría desbordante de pisar un lugar tan especial. Tomé muchas fotos, pero también pasé unos minutos pensando, orando y dando gracias por estar ahí. Es un lugar que me invitaba a la introspección. Me hubiera gustado quedarme allí un poco más; Me sentí conectado allí y no quería irme.

Un comentario para este lugar: Solo hay que pagar los paseos en lancha, ya que el acceso al monumento es completamente gratuito.

Mientras paseábamos de nuevo por el pueblo, notamos que la basura se acumulaba en ciertas zonas visibles. Se nos ocurrieron algunas ideas para implementar. Esperemos que en unos años esta situación mejore. El viaje de regreso en el bote también fue muy divertido, aunque pareció más corto. No pude ocultar mi satisfacción. ¡Guau!

Más tarde, justo antes del atardecer, llegamos al Hotel Praia Inhame Ecolodge. Es un complejo de bungalows ecológicos en el que las cabañas son todas de madera y se protege el medio ambiente. Hay un camino de piedra que conduce a la recepción y al restaurante. El restaurante está en la playa y el paisaje es de postal o de película romántica. Luego, nos tomamos un trago para disfrutar del atardecer y celebrar ese maravilloso día. También probamos una amplia variedad de alimentos en el buffet del restaurante. Muy buena calidad, perfecta presentación y excelente personal.

Luego de disfrutar de nuestra cena y de una amena conversación, nos dirigimos a nuestras cabañas. Me encanta nadar de noche, pero me aconsejaron que no lo hiciera por los cangrejos. No le tengo miedo a los cangrejos, pero de camino a los bungalows, decenas de sombras asustadas y corriendo desaparecieron hacia el mar. Eso me hizo considerar tomar una ducha en su lugar.

Nuestra cabaña de madera se llamaba Jaca. Unos escalones para acceder a la entrada con un amplio salón (con cama supletoria bajo petición) una habitación principal muy espaciosa, otra habitación doble y dos baños. Perfecto para cuatro o cinco personas. Todas las ventanas estaban protegidas con mosquiteros. La terraza alrededor, y una paradisiaca vista al mar y alrededores del hotel.

Día cuatro | Volver a Santo Tomé

¿Un placer despertar temprano? Si seguro. ¿Qué hay mejor que sentir la brisa, hacer fotos mientras caminas descalzo por la playa al amanecer? (Y los cangrejos estaban durmiendo).

Aunque el clima es impredecible, con la única observación del comportamiento de las aves (vuelos y graznidos), sabíamos que iba a llover. Pronto, llovió a cántaros. No fue mucho, pero era peligroso para nadar debido al componente eléctrico. La tormenta había arrastrado madera a la playa; más cocos habían caído sobre la arena; y en pocos minutos, la imagen de la playa había cambiado por completo.

Desayuno con un amplio surtido de deliciosas frutas, bollos, etc. Hicimos el check out y estábamos listos para una nueva aventura.

Antes de llegar a São Tomé, visitamos Praia Piscina. Es una playa original con rocas que forman piscinas naturales muy tranquilas. Recomiendo usar zapatos de agua. Como la tormenta era reciente, el color del mar era más oscuro, pero la temperatura del agua seguía siendo muy buena.

Luego fuimos a visitar Praia Jalé, que es una playa muy especial porque las tortugas van allí a desovar. Puedes ver los agujeros que hacen en la arena. ¿Sabías que el sexo de una tortuga depende de la temperatura? Las hembras necesitan una temperatura más alta. El Programa Tatô se encarga de la protección, conservación y estudio de las poblaciones de tortugas marinas de São Tomé. Este programa está encabezado por un anciano que comenzó usando caparazones de tortuga para hacer joyas para vender cuando era joven. Comenzó a comprender el impacto negativo en la población de tortugas, rápidamente cambió sus formas y comenzó a educar a quienes lo rodeaban.

Después de la playa de las tortugas, nos dirigimos a Vila Malanza. Al estar tan al sur de la isla y debido a la deficiente infraestructura de comunicaciones, la adquisición de recursos y productos es más difícil y casi inexistente. Nos dijeron que trajéramos el material educativo que habíamos recolectado antes del gran viaje. Así que fuimos a la escuela, pero llegamos un poco tarde porque los niños ya se habían ido a casa (12:20).

Una de las maestras nos recibió y nos mostró las instalaciones. Solo un vistazo al acceso a la escuela nos hace pensar en la suerte que tienen nuestros hijos. La escuela consta de dos pequeñas casas sencillas de cemento. El primero con 79 niños de entre dos y cinco años. La otra casa es para niños mayores de seis años hasta que terminen la escuela primaria.

Con una amplia y cordial sonrisa, las tres señoras a cargo de la educación, muy amablemente nos explicaron lo que hacen. Nos mostraron el salón de clases y la sala donde se atiende a los niños de dos años. Les entregamos el material que habíamos traído y lo acogieron muy agradecidos. Un momento mágico y conmovedor. Una mezcla de emociones guardadas en mi corazón.

La población infantil y adolescente es muy numerosa en este país. La educación ahora es importante. Mientras caminamos por los pueblos podemos ver a los niños con una bata de cuadros rojos y blancos (estos son los niños que están en el jardín de infantes). Los que están en la escuela primaria usan batas de color azul claro. Y los adolescentes de secundaria visten una falda o pantalón corto azul marino y una camisa beige con rayas en el hombro que indican su año académico. La ciudad de São Tomé es el único lugar con educación superior y universidad.

Edificios amarillos en Santo Tomé.

Un pueblo visitado en el camino.

Una fila de telas coloridas cuelga en un mercado.

Una fila de telas coloridas cuelga en un mercado.

Seguimos el itinerario inverso del día anterior. Esta vez almorzamos en Restaurante Miónga. Significa «Mar» en criollo (el idioma nativo local). Tiene una vista fabulosa de Praia São João dos Angolares. Hay una gran escalera que baja al restaurante (por lo que el acceso no está adaptado para personas con movilidad reducida). Además del restaurante, las instalaciones incluyen un gran jardín con estatuas y vistas a la playa. También disponen de una sala de exposición de artesanía en madera hecha a mano. Es un lugar encantador con un muy buen menú y servicio.

Junto a Praia São João dos Angolares, hay un centro de formación de pescadores donde pudimos ver más de cerca las canoas que utilizan.

Visitamos el restaurante Roça São João que tiene un mirador y canastas con diferentes tipos de frutas coloridas en exhibición. Allí se encuentra el Museo RAM, con el lema “We rock the world right here”. Además de cuadros de arte contemporáneo, había obras de arte realizadas tras reciclar otras piezas de uso cotidiano.

De vuelta al coche, nos encontramos con un montón de jóvenes y niños corriendo por la carretera hacia nosotros gritando “lula-lula”. Les preguntamos qué pasó. De hecho, iban corriendo a la playa porque en ese momento del día había muchos calamares. Fuimos con ellos a ver cómo los atrapaban. Pero por desgracia no había calamares. Lo mejor de todo fue ver a los niños divirtiéndose en la playa y ver grupos de todas las edades ir juntos, y como parecían cuidar a los demás.

El ambiente era tan ruidoso y alegre que le pedimos permiso a un grupo de chicas para tomar algunas fotos. Aceptaron con la condición de que también quisieran una copia en papel de las fotos. Tenían razón y era justo. Uno de mis compañeros imprimió las fotos y nuestro guía se las entregó a los niños en los días siguientes.

Cuando volvimos a Ribeira Alfonso, nos dijeron que allí se celebra la famosa Fiesta de San Isidoro y que es muy importante que se reúna gente de toda la isla. El gran día es el 10 de enero.

De regreso a Santo Tomé, nos dirigimos al “Sweet Guest House”, el hotel donde pasaríamos el resto de las noches. Su amplia y acogedora terraza es apta para descansar después de un intenso día de viaje. Es un hotel bien administrado que satisface todas sus necesidades. Delicioso y completo desayuno. No hay piscina. Muy buen servicio al cliente. El dueño del hotel, nos mostró su nueva línea de negocio produciendo su propio chocolate. Fantástico.

Esa noche fuimos a cenar al Restaurante O Pirata junto a la bahía de São Tomé. Era un lugar concurrido lleno de turistas que pueden esperar mucho tiempo para ser atendidos. Es un restaurante muy conocido.

Día cinco | Hoy Nos Vamos al Interior de la Isla

Hay tres caminos principales. Hoy tomamos la ruta #3. Nos dirigimos hacia la ciudad de Trindade (Trinidad). Es la segunda ciudad más importante de la isla en términos de población, con 16.140 habitantes (censo de 2012). Es la capital del distrito de Mé-Zóchi (6). Por su humedad, es una zona de gran producción agrícola. Aquí es donde se concentra la huerta de Santo Tomé.

Condujimos por Torre Dias, y la fábrica Valudo, que produce aceite de coco, y Quinta da Foronta (que es privada) antes de llegar a Cidade da Trindade.

En Trindade, fundada en 1779, es evidente la influencia de los misioneros claretianos. Destaca la iglesia colonial Trindade, en lo alto de una colina, con vista al paisaje. También cuenta con un importante mercado y la Escuela Secundaria María Manuela Margarido con capacidad para 720 alumnos (es la segunda más grande). También hay una escuela de formación agrícola.

Es importante prestar atención al Monumento de la Masacre de Bate-Pá. El 3 de febrero de 1953, por orden del exgobernador general portugués, coronel Carlos de Sousa Gorgulho, los terratenientes portugueses desencadenaron una ola de violencia contra los nativos africanos. La idea era un programa de construcciones y mejoras públicas, recurriendo a constantes incursiones a las poblaciones nativas para conseguir mano de obra barata o gratuita. Más de mil personas murieron en esta rebelión. Cada 2 de febrero, en la noche se conmemora con velas.

Pasamos por Villa Pedro Mateus, que es típica por su producción de aceite de palma. Fuimos al Roça Monte Café donde se produce y vende café. Visitamos el Museo del Café donde aprendimos sobre el proceso de producción y elaboración. Todo ello inmerso en un impresionante ambiente de pleno aroma como si estuvieran tostando café.

Todas las Roças tienen su propia población, con su escuela, etc. También vendían caña de azúcar. Es genial: delicioso café y azúcar (caña).

Posteriormente, nos dirigimos al Jardim Botanico do Bom Sucesso, que es la puerta de entrada al Parque Natural d´Ôbo. Era parte del Roça Monte Café. El guía del jardín botánico, muy amable y simpático, nos comentó que el parque cuenta con más de 400 especies de flora endémica y más de 1000 ejemplares de plantas. Hay una zona muy bonita donde crecen diferentes variedades de orquídeas. Digamos que el Jardim Botanico es la farmacia de São Tomé.

Una cerca de bambú en la entrada de la Casa Museo

Una valla de bambú en la entrada de la Casa Museumo.

Una pintoresca residencia en medio de palmeras y otra vegetación.

Una pintoresca residencia en medio de palmeras y otra vegetación.

Desde allí, nos dirigimos a la Cascata de Sao Nicolau. Es una cascada de 30 metros ubicada en la selva tropical de la isla. Puedes caminar hacia la pequeña laguna, pero el agua está muy fría y es peligroso estar cerca de la caída de agua. Es un lugar maravilloso y aislado donde solo se escuchan los sonidos de los pájaros y, a medida que te acercas a la cascada, tus preocupaciones se silencian. Es un momento de pensamiento claro y agradecimiento por las maravillas de la naturaleza, un lugar para contemplar y pasar un tiempo contigo mismo.

Luego nos dirigimos a Roça Saudade, donde se encuentra el Restaurante Casa Museu Almada Negreiros. Nada más llegar había un grupo de niños ofreciéndonos las frutas que habían recolectado (frambuesas y otros frutos pequeños) en cucuruchos de hojas naturales muy bonitos. También habían hecho un hermoso ramo de flores. Fue lo más hermoso que he visto. Los niños, siempre sonriendo con ojos traviesos y puros al mismo tiempo, eran tan encantadores.

El restaurante está situado en un entorno precioso. La decoración, como es habitual, madera y juncos. Los detalles muy delicados (manteles hechos a mano), telas en el techo coloreando un paisaje ya colorido. El restaurante está en una terraza con una vista espectacular del bosque tropical. Degustamos platos típicos con una presentación perfecta. Todo delicioso y excelente.

Esta casa museo fue construida sobre las ruinas de la casa donde nació José de Almada Negreiros (pintor y escritor del siglo XX). El restaurante también está decorado con algunas de sus frases más célebres “La alegría es lo más serio”.

De regreso a la capital, notamos como el tráfico aumentaba a pocos kilómetros del casco urbano. Las placas negras con números blancos son automóviles privados. Las placas blancas con números negros son autos estatales.

Nuestro guía nos dijo que el salario mínimo puede rondar los 45€/mes. Un salario medio (por ejemplo, un profesor de primaria) es de 150-250 €/mes. Los directores tienen salarios más altos, y los políticos, aún más. De hecho, llama la atención ver junto a los caminos casas de madera, las que usa la población local, que son muy sencillas, junto a un chalet de hormigón bien acabado, pintado y con jardín.

De nuevo en São Tomé, fuimos a cenar al Restaurante Praia Gamboa. Es un restaurante sencillo con techo de plástico, donde va la gente local. El pescado a la parrilla es el menú principal. Maravilloso. No sólo el sabroso pescado, sino también el buen y tradicional ambiente.

Día Seis | Ciudad de Santo Tomé

Recorrido por la ciudad de Santo Tomé. Los alrededores del Mercado del Côco (el mercado central) son el corazón de la ciudad. Junto a ella la Plaza de Taxis donde hacen cola taxis y moto-taxis. Los taxis son amarillos y muestran un cartel con su destino. Las personas interesadas en ese destino se suben al coche, que iniciará el viaje una vez ocupados todos los asientos. Si prefieres un servicio más rápido, los mototaxis son tu mejor opción. Allí, también puedes ingresar al Mercado Fardo (ropa de segunda mano). En esa zona se puede sentir el ambiente real de la ciudad. Visitar un mercado es interesante en cualquier lugar, porque conoces nuevos alimentos, aromas y mucho color. La carne y el pescado se encuentran en otro mercado alejado de la ciudad.

En la planta baja del Mercado de Côco, se venden frutas y verduras tropicales, junto con muchos tipos de hierbas que se usan para cocinar y aliviar dolencias, y otras herramientas y utensilios de cocina, como un rallador de coco, etc. En la planta superior, hay un corredor con pequeñas tiendas de ropa y zapatos, con diseños africanos muy coloridos. Los productos de madera (muebles, máscaras) y la artesanía en madera se encuentran por todas partes.

Visitamos la Catedral de Nossa Senhora da Graça, que da a la bahía de la ciudad. La iglesia original del siglo XV fue reacondicionada en 1956 y la fachada sufrió una importante modificación. El Palacio Presidencial de estilo colonial y pintado en rosa pálido con sus dos soldados en la puerta está cerca de la catedral. No se permiten fotos. También vimos el Banco Central y el Ministerio de Justicia.

Palacio presidencial rosa.

Palacio presidencial rosa.

Catedral al lado del palacio presidencial.

Catedral al lado del palacio presidencial.

Un lugar destacado en la ciudad es el Forte de São Sebastião. Construido por las fuerzas portuguesas en 1575 como fortaleza contra los piratas holandeses y franceses, fue el primer edificio defensivo construido en Santo Tomé, y posteriormente fue reconstruido y ampliado. La fortaleza lleva el nombre del patrón cristiano de los guerreros, San Sebastián.

Dentro de la fortaleza, se encuentra el Museo Nacional de Santo Tomé y Príncipe. El mobiliario colonial de las Roças antiguas y el arte sacro se muestran junto con una minuciosa cronología a través de los diferentes períodos históricos del país. No dejes de disfrutar de la vista panorámica de la bahía.

Almorzamos en Restaurante Cacau, Casa de las Artes Criançao, Ambiente Utopías. El edificio Cacau data de principios del siglo XX. Fue construido para albergar y brindar servicios de mantenimiento a los primeros trenes que el gobierno estaba operando para conectar la ciudad de São Tomé con las áreas circundantes, como Trindade. Es un antiguo almacén, dedicado a exposiciones históricas, con algunas salas de reuniones. Ahora, aquí se realizan talleres sobre la amenaza de los plásticos. Si no se toman medidas, se estima que para el año 2050 habrá más plástico que peces en los océanos. Elaboran bolsas y otros elementos decorativos con los plásticos recogidos.

Después, recorrimos la ciudad. A lo largo de la Avenida Marginal 12 Julho, vimos casas coloniales, algunas de ellas en mal estado. En Casa da Misericordia, pasamos por Liceu Nacional (escuela secundaria para 14-17 años), Radio Nacional, un Casino, el Estadio de Fútbol y la Biblioteca Nacional Francisco José Tenreiro, y el Museo de Antropología. Sólo hay un cine pero está fuera de uso.

Luego entramos al Mercado de Peixe que está en las afueras de la ciudad. Tienen una gran variedad de pescados salados. Afuera del edificio, hay mujeres vendiendo sus verduras recién recolectadas.

En la zona de Pantufo visitamos el Museo de la Vainilla. Hay una pequeña empresa que produce vainilla, que es un tipo de orquídea. El proceso requiere un trabajo muy delicado. Pero lo mejor es ir al museo y probar el increíble ron de vainilla.

Continuando con nuestra tarde, ¿qué más esperar? Una simple visita a una chocolatería. ¿Decepcionado? ¡No, no estábamos! Este lugar paradisíaco se llamó Diogo Vaz “Un chocolate unico feito no coração da nossa plantação” (Un chocolate único hecho en el corazón de nuestra plantación). Comenzó una feroz lucha entre mi mente y mis sentidos, y finalmente mi voluntad fue derrotada. No hay palabras disponibles para describir mis «esfuerzos» para probar los diferentes tipos de chocolates, helados de chocolate y coco (ese fue el alto precio de la rendición).

Por la noche, fuimos al Chiringuito Paraiso dos Grelhados a saborear una bebida de maracuyá llamada “caipirinha”. Más tarde, en el restaurante Lugesmar, bailamos mientras esperábamos la cena. (¿Efectos secundarios de la caipirinha? ¿Quién sabe?) El caso es que estuvimos muy a gusto en este restaurante. Pescados, carnes, verduras, arroces y excelente servicio.

Al final de la noche fuimos a la BBC, una terraza muy agradable donde pudimos charlar con otros turistas portugueses que habíamos conocido días antes en el Blue Lagoon.

Día Siete | Ruta de senderismo

Estábamos listos. Hoy hicimos una pequeña ruta de senderismo (¿para compensar el efecto de “cuatro lados” de chocolate? … Sin comentarios). Fue un viaje guiado de ida y vuelta que comenzó en el Jardín Botánico y se dirigió a la Lagoa Amelia (1.475 metros sobre el nivel del mar), tres horas y media. La información general dice lo siguiente: “ruta de senderismo; pendiente suave al principio que se vuelve más severa a medida que avanza, principalmente en bosque tropical. El área es propensa a la niebla y la neblina, y las lluvias no son infrecuentes incluso durante la estación seca”.

Al principio era un camino estrecho y fácil, entre cultivos, espacios abiertos y árboles. Luego el paisaje cambia y un mojón indica que se está saliendo de esa zona para adentrarse en un paisaje de selva tropical, donde los árboles crecen por doquier, la humedad aumenta y el camino se estrecha. El guía tuvo que usar su machete para abrir el camino.

A veces la vegetación forma túneles naturales increíblemente hermosos. El terreno está lleno de arcilla y muy resbaladizo, por lo que se recomienda llevar calzado adecuado (botas de trekking). Tienes que cuidar tu paso, con raíces, hojas y ramas por todas partes.

Estamos en un paraíso. Me abrí a ese magnífico entorno porque no quería perderme el más mínimo detalle. Solo tres sentidos para disfrutar de toda esa información. Cuando ingresas a la jungla puedes sentir el olor mixto de madera fresca, tierra mojada y césped cortado; se puede observar la gran variedad de vegetación, árboles, arbustos, hojas de 170 cm y aves; se escuchan constantes crujidos al pisar ramas y el chapoteo de algunos charcos, y por supuesto, la sinfonía que ofrecen los animales. ¡Naturaleza pura! Tomamos fotos de algunos de los árboles.

Aunque es un lugar agreste, hay personas encargadas de controlar la vegetación. Talan árboles que no son endémicos de Santo Tomé y Príncipe. Es la mejor manera de conservar la flora y la fauna.

La Lagoa Amelia es un lago en el cráter de un volcán, ubicado en el Parque Nacional de Obo. Está cubierto por un grueso “colchón” vegetal esponjoso. Debes pisar con cuidado ciertos lugares siguiendo al guía, de lo contrario, puedes caer al profundo lago. Solo un pensamiento recurrente en mi mente: “tan ligero como una pluma, tan ligero como una pluma”. (¿Un mantra para la levitación?) Se sentía como una especie de estadio donde los árboles y arbustos alrededor observaban nuestra actuación al cruzar el lago. Este es también otro lugar muy especial para respirar hondo.

La última parte del viaje fue más rápida de lo que nos hubiera gustado. Estaba muy resbaladizo y por un momento pensé en usar una de las hojas grandes como trineo.

De regreso al Jardín Botánico, firmamos el libro de visitas.

En el camino nos encontramos con muchos campesinos que cargaban sacos con su cosecha a los costados del camino donde esperaban una gran camioneta para apilarlos a ellos y sus productos en la parte trasera del vehículo.

Después, fuimos al Restaurante Efraim, dentro del Roça Monte Café. El restaurante está muy bien decorado, y puedes disfrutar de unas maravillosas vistas a la Roça y al océano, con la silueta de Ilhéu da Cabras de fondo. Muy buena comida, sencilla y tradicional. muy buen servicio

¿Qué mejor descanso que un rato flotando en el océano? Como muchos de los jóvenes de Santo Tomé, teníamos la misma opción. Como la temperatura del agua era tan buena, parecía que estábamos en un baño de burbujas disfrutando de la sensación de que el tiempo se detiene allí.

Por la noche, fuimos al Restaurante Oduê del Rêi, un lugar agradable y sencillo donde degustamos otro pescado a la parrilla llamado “côncôm”. La forma típica de comer este pescado es con las propias manos. El lugar, el método, el pescado y el personal fueron todo un placer.

Más tarde fuimos a una discoteca junto al mar perteneciente al Hotel O Bigodes que se fue animando con el paso de las horas. Escuchamos música internacional y algo de música africana. Queríamos terminar la noche bailando aún más, así que volvimos al salón de baile de Mami.

Vegetación verde sobre una playa con olas blancas, rocas negras y océano azul.

Rocas en medio de las olas del océano blanco.

Vista del mar desde arriba.

Otra hermosa vista al mar.

Día Ocho | Nuestro último día en este país

Después de hacer el check out, fuimos a conocer Playa Tamarindos, en el norte de la isla y no muy lejos del aeropuerto. El día estaba nublado, pero nuestro guía, muy confiado y alegre, me dijo “sólo cree”. A los pocos minutos y en el camino, comenzó una fuerte tormenta (la típica) pero continuamos el viaje. Muy cerca de la playa, conducimos por unos caminos embarrados.

Era imposible acceder en coche y caminar era muy difícil. La tormenta continuó. Le pregunté al guía y me dijo “la naturaleza es así, pero hay que confiar y tener fe”. El plan anterior era pasar nuestro último día en la playa y almorzar allí. Una especie de fiesta de despedida.

El plan alternativo era visitar el Museu do Mar e da Pesca Artesanal. Un lugar para aprender sobre la fuerte conexión entre la gente de Santo Tomé y el mar. Antiguas herramientas de pesca, aparejos, etc. utilizados por ellos. Pudimos ver algunas de las especies marinas más comunes: tortugas, cetáceos, aves y una colección de embarcaciones.

Luego nos dirigimos al Restaurante Tamarindos donde ya habíamos estado unos días antes. Pedimos calulu con anticipación, y lo comimos allí al abrigo de la fuerte tormenta. Nos dijeron que la tormenta era inusual porque era de larga duración. Pero ese día el sol deslumbrante después de una tormenta tuvo un descanso… un día libre. El calulu estaba delicioso y me apetecía algo calentito por las condiciones del día. Hasta 30 tipos de hierbas brindan el sabor especial del calulu, que hace que todos los calulus sean diferentes.

Era el momento de despedirnos de nuestros conductores de coches, que compartieron con nosotros fantásticos momentos durante la semana. Gente muy amable y profesional. Como el tiempo seguía tormentoso, visitamos a una amiga portuguesa que vive allí desde hace seis años y que nos ofreció su casa hasta la hora de ir al aeropuerto. Tuvimos una muy buena conversación pero nuestros corazones estaban algo tristes.

Fuimos al aeropuerto. El vuelo salía a las 22:00. El plan era un vuelo directo a Lisboa, pero por las características del avión nos dijeron que teníamos conexión en Dakar. Después de esa semana inolvidable, no nos importó lo que pasara con el repostaje, los retrasos, etc. Aterrizamos en Lisboa a las 09:15. Grandes sonrisas y felicidad en nuestros rostros. ¡Un sueño vivido!

En conclusión

Viajar a São Tomé ha sido una experiencia totalmente enriquecedora porque no solo ha sido ir a conocer un lugar nuevo sino que, a lo largo de este viaje, hemos podido integrarnos a este país con su gente, su cultura, su gastronomía. Cuando volvamos a casa, seremos conscientes de que llevamos un poco de este país en el corazón; y habremos dejado un poco de nosotros allí. Esos son los intercambios que mueven el mundo.

Les puedo asegurar que este país es una tierra bendecida por Dios. Además de una naturaleza maravillosa, este pedazo de paraíso también tiene gente increíblemente educada y hospitalaria. No se despidieron de nosotros, sino que «volved pronto», con sonrisas reales y sinceras.

Una mujer asa pescado al aire libre.

Una mujer asa pescado al aire libre.

Un hombre que vende mercancías al lado de la carretera.

Un niño vendiendo mercancías al costado de la carretera.

Edificio del Club Deportivo de São Tomé.

Club Deportivo Santo Tomé

Gracias especiales

Mi mayor agradecimiento a la persona que hizo posible este viaje: Maria João. Me ha ofrecido la oportunidad de formar parte de su proyecto y descubrir este maravilloso, pequeño y desconocido país africano. Pelila, por compartir la sabiduría de su experiencia vivida, enriqueciendo los viajes, las conversaciones y nuestra amistad. Me gustaría agradecer a Paula su complicidad en los momentos más aventureros del viaje. Los tres habéis sido el sótano, la raíz, el alma y los ingredientes esenciales de este proyecto. Es un placer viajar con vosotros, gente «bonita de corazón» y que os lo pone todo fácil, incluso, cuando es imposible seguir el plan. He aprendido mucho de ti y nos hemos reído mucho juntos. ¡Eres un regalo del cielo!

Tampoco puedo olvidar a la gente local que ha estado con nosotros y nos ha ayudado a descubrir la grandeza de São Tomé:

  • Luis Alfonso: Guía y colaborador del viaje.
  • Sinpson: Guía de turismo y chofer que compartió con nosotros muchas horas diarias.
  • Sr. Osvaldo: Taxista y gran amigo de Maria João
  • Cileyde: Taxista para nuestras noches culturales.
  • Tomé: Guía del Jardín Botánico
  • Ana: Nuestra amiga portuguesa que vive en São Tomé

Y gracias a todos esos niños anónimos, personas anónimas, que solo con la mirada y la sonrisa nos han enseñado tanto de la vida.

¿Quieres visitar São Tomé?

Comuníquese con María para conocer las opciones

Más notas de viaje